sábado, 22 de julio de 2017

No me toques

No me toques, no lo hagas.
Mírame, sonríeme, quiéreme,
de las manos, de los brazos, líbrame.
No me toques, por favor, no lo hagas.

No lo hagas, no me toques.
Me han tocado suficiente,
  para del daño ser consciente.
No lo hagas, por favor, no me toques.

No me toques, ni lo pienses.
Tus brazos, máquinas de tortura,
martirizan a mi cuerpo, al que ya le sobra angustia.
No me toques, por favor, ni lo pienses.

Te lo suplico, no me toques.
Apiádate de mí,
de mi mente, de mi alma, de cada cicatriz.
Te lo suplico, no me toques.

Y si después de todo el drama,
aun me quieres tantear,
siento decirte que te toca esperar.
Solo cuando sin tu piel
de abrazarme seas capaz,
solo en ese momento y solo si tu quieres,

mi cuerpo podrás tocar.

Mientras tanto, no me toques.

lunes, 27 de marzo de 2017

Juego de inspiración

Dulce inspiración,
fuerte espasmo del alma,
doloroso y placentero,
del cerebro al papel viaja.

Del cerebro al papel viaja
y de mis dedos a las teclas,
ese dulce cosquilleo
cuando las musas al fin llegan.

Cuando las musas al fin llegan
y en palabras se convierten,
en palabras escritas
y sentimientos permanentes

Sentimientos permanentes,
en un espasmo del alma,
cuando las musas llegan
y del cerebro al papel viajan.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Soledad I

Mi reflejo me perturba,
se esfuma la beldad,
si nadie la recuerda,
el espejo mentirá.

Reuniones, veladas,
con alcohol de más,
risas arrancadas,
problemas que se van.
Rostros que me alientan,
en la embriaguez a caminar,
dichas noches sin voces
y el vaso me hará llorar.

Una noche, una cama,
y un sonido singular,
cruje la madera,
 el terror se hace notar.
Mis piernas, que tiemblan,
tras el ruido van,
comprueban la existencia
de algo sin captar
que lo que más me aterroriza,
¡es la maldita soledad!

viernes, 17 de marzo de 2017

Brevarte I: El escondite de la bestia

Escondido en mi castillo,
es mi alma la que habla,
sin la luz como testigo,
de mi rosa deshojada.

Mi voz temblorosa
grita desesperada:
¡Ojala que nunca veas
mi belleza arrebatada!

jueves, 16 de marzo de 2017

El juicio de la señorita R — Capítulo IV

Tal vez, queridos jueces, estemos ante lo más duro,
una historia con una vida arrebatada de su futuro.
Arrebatada por él, que asumió el rol de verdugo
en el fin de un inocente ser, expulsado de este mundo.

En el momento, por desgracia, no pude ver la verdad,
ocultada por su verdugo en una falsa enfermedad,
asegurada por un digno entierro, que me impidió indagar
en cómo sus celos y su ira ejecutaron a un pobre animal.
  
Ahora, queridos jueces, que todo pude entender,
me gustaría despedirme de quien pagó con lo más cruel,
de quien pagó con su vida, con su futuro, con su ser, 
el ansia de un verdugo de mi cuerpo y mi alma poseer.

lunes, 13 de marzo de 2017

Un día

Mira a esa joven,
parece una más,
lo que ocurre en su vida
no lo podrás imaginar.

Se despierta entre sollozos,
con pánico a soportar
un día más siendo ella misma,
sola con su soledad.

Carga su mochila,
sin despedirse se va
un día más a clase,
a su infierno personal.

La entrada al infierno,
la pasa sin parar
en ningún momento
de temer, de temblar.

Comienza su día,
día de golpes, día normal,
día de palabras que golpean,
a esa chica en un día más.

martes, 7 de marzo de 2017

El juicio de la señorita R — Capítulo III


De un día para otro me con vi un collar,
un collar de sumisión, símbolo de propiedad.
Un collar que me separaba de toda individualidad
y que me hizo despedirme de todo rastro de humanidad.
  
En la calle pretendía, siempre mi devoción tener,
buscaba ser envidiado, que desearan su vida poseer.
Mas adelante, mi mirada también quedó en su poder,
su cólera llegaba, si no miraba al suelo o hacia él.

Aquí, queridos jueces, llega el momento del contrato,
contrato que le dio el «derecho» a ser el soberano
de mi cuerpo y de mi alma, todo quedó en sus manos.

Tal vez se pregunten, por qué mi firma está ahí,
el motivo es sencillo, pensé que no lo iba a cumplir.
Mi intención fue cambiarle,que quisiera vivir,
sin saber que en ese momento, yo había dejado de existir.